Moxibustión

La moxibustión es una técnica terapéutica que se utiliza en la medicina tradicional china y consiste en la aplicación de calor sobre los puntos de acupuntura o áreas específicas del cuerpo. Se realiza utilizando la planta Artemisia vulgaris, también conocida como moxa, que se quema cerca de la piel del paciente.

Existen diferentes formas de realizar la moxibustión:

    Moxibustión directa

Se coloca un cono o pequeño trozo de moxa sobre la piel, directamente sobre el punto de acupuntura o área a tratar, y se enciende. La moxa se quema lentamente, generando calor que penetra en el cuerpo y estimula los puntos de acupuntura.

Moxibustión indirecta

Se utiliza un material aislante, como una capa de jengibre o ajo, entre la moxa encendida y la piel del paciente. El calor generado por la moxa se transfiere a través del material aislante y llega a los puntos de acupuntura.

Moxibustión con aguja

Se coloca una pequeña cantidad de moxa en la punta de una aguja de acupuntura y se enciende. La aguja se inserta en el punto de acupuntura y la moxa se quema lentamente, transmitiendo calor al punto.

La moxibustión se utiliza para promover la circulación de Qi (energía vital) y sangre en el cuerpo, fortalecer el sistema inmunológico, aliviar el dolor y tratar diversas enfermedades y desequilibrios. Se aplica en condiciones como dolor muscular y articular, problemas digestivos, enfermedades respiratorias, trastornos ginecológicos, entre otros.
Es importante destacar que la moxibustión debe ser realizada por profesionales capacitados para garantizar su seguridad y eficacia. Además, se deben seguir las precauciones necesarias para evitar quemaduras o lesiones durante el proceso de aplicación del calor.